Inanimate Alice

Posiblemente, hablar de Inanimate Alice, sea hablar de la primera “gran” obra de literatura infantil y juvenil digital proveniente de las esferas de creación que pivotan en torno a la Electronic Literature Organization, colectivo internacional dedicado desde 1999 al estudio crítico de la creación literaria informática. Este origen casi artesanal y académico de la obra creada por Kate Pullinger le confiere una personalidad diferenciada de las “grandes producciones” de LIJ digital para ipad; cuando nos acercamos a la historia de Alice, observamos claramente su aura independiente, alejado de las estéticas infantiles globalizadas y, por qué no decirlo, percibimos también una falta de recursos – económicos –  que su autora consigue superar con gran dignidad.
La pieza, gratuita y disponible únicamente en formato web  nos cuenta en primera persona la historia de Alice, una niña cuya familia vive en constante migración debido al trabajo de su padre. La narración está dividida, hasta el momento, en 5 episodios en los que vamos viendo crecer y viajar a Alicia. Cada capítulo se corresponde a un país y a un periodo vital del personaje, en los que nos adentramos en los sentimientos cotidianos de una vida poco común. Con el paso del tiempo, y las migraciones, el malestar de la protagonista ante la falta de una rutina diaria se convierte en el núcleo emocional de la historia. Esto supone un interesante giro dentro de la literatura “de aventuras” adolescentes al presentarnos una protagonista que desea lo que, posiblemente, sea la realidad de la mayoría de sus lectores potenciales: una vida normalizada, si es que tal cosa existe. Con la publicación del quinto episodio, y último hasta la fecha, las preocupaciones internas de Alicia han ido derivando hacia cuestiones más prototípicas de la adolescencia debido al asentamiento final de sus padres en una ciudad inglesa y por tanto, la consecución/la tendencia hacia de esa normalización de la vida diaria. Esta evolución de las problemáticas y la manera de expresarlas de Alicia es uno de los grandes logros de la obra, que consigue caracterizar con destreza el paso del tiempo y el inevitable crecimiento de su protagonista, haciendo de esta una pieza casi prototípica de la literatura infantojuvenil en cuanto a la búsqueda continua  de la empatía con el lector.
Desde el 2005 en que se publicó el primer episodio, la técnica narrativa utilizada por Pullinger ha ido adquiriendo mayores niveles de complejidad a nivel interactivo, pero manteniendo el uso combinado de lenguajes visuales, textuales y sonoros de manera coherente en toda la serie. La narración en primera persona, el uso de imágenes, vídeos y músicas que ambientan y concretan los escenarios, y la mezcla de elementos provenientes del cómic y los videojuegos conforman la poética de una autora que ha conseguido sintonizar con su público. Las experiencias educativas relatadas a través de la cuenta de twitter de la obra así lo demuestran. Quizás el uso de los elementos lúdicos introducidos, que en muchos casos cumplen una función simbólica dentro de la narración, puedan parecer meros accesorios de distracción si no existe una mediación adulta, lo que nos hace dudar de su verdadera significatividad global dentro de la obra. Aun así, es cierto que una vez enfocado de manera reflexiva su papel dentro de la historia, suponen un buen punto de apoyo para la consideración de las dinámicas lúdicas dentro de la creación de significado y por tanto, un valioso recurso para la formación del lector contemporáneo de literatura digital.
En definitiva, una obra que nos presenta una forma de narrar digitalmente diferente a lo que las aplicaciones para tabletas nos tienen acostumbradas, rompiendo así la homogeneidad artística que parece estar adquiriendo con velocidad gran parte de la LIJ digital que nos encontramos en la appstore. Una obra, que además merece ser tenida en cuenta por diversos motivos: su equilibrado diseño multimodal al servicio de una peculiar historia de crecimiento adolescente, su facilidad de acceso mediante la web que simplifica enormemente su utilización en entornos escolares, así como una división en capítulos en consonancia con la estética serializada de las producciones de entretenimiento contemporáneas.